Portada

Seducción con PNL 4: La poderosa técnica del Anclaje

Ayuda, consejos y tips

Autor Mensaje
Naxos

Usuario Bronze
Usuario Bronze

Ver perfil de usuario
Registrado: 11 Feb 2008
Ciudad: Guadalajara de empleos
Edad: 30
Mensajes: 112
MensajePublicado: Ago 08 2008    Título: Seducción con PNL 4: La poderosa técnica del Anclaje
Hoy voy a poner claridad en tu tema para algunos confuso y disperso, un tema que aunque se ha escuchado mucho no ha sido lo suficientemente explicado, y sobre todo aplicado. Es un tema verdaderamente poderoso. Y para poner en contexto el tema voy a citar uno de los párrafos más interesantes del libro El Método de Neil Strauss, y es el momento cuando Neil se encuentra con Ross Jeffries y éste seduce a una camarera utilizando anclajes:

“-Déjame que te pregunte algo. ¿Cómo sabes cuando alguien te gusta de verdad? O, dicho de otra manera, ¿qué señales recibes de la misma, desde tu interior, diciéndote que… -y en ese momento, bajó la voz, pronunciando cada palabra con extrema lentitud –ese… chico… realmente… te… atrae…mucho?

Después supe que el propósito de aquella pregunta era hacer que la camarera experimentase, en presencia de Ross, el deseo que va unido a la atracción, asociando así esa emoción con el rostro de Ross.

Ella permaneció unos instantes en silencio, pensando.

-Supongo que noto algo raro en el estómago, una especie de cosquillas.

Ross llevó la mano al estómago, con la palma hacia arriba.

-Entiendo –dijo-. Y supongo que cuanto más te atraiga, más te subirán las cosquillas. –Lentamente fue subiendo la mano, hasta llegar a la altura del corazón -.Te subirán hasta hacerte sonrojar; como ahora mismo.

-Eso es el anclaje –me susurró-. Consiste en asociar una emoción física, como el deseo s.exual, a un gesto. Ahora, cada vez que Ross levante la mano, como acaba de hacerlo, ella se sentirá atraída hacia él.

Bastaron unos minutos más de hipnótico coqueteo para que la mirada de la camarera empezara a enturbiarse (…) Subía y bajaba la mano, como si de un ascensor se tratara, desde el estómago hasta el corazón, sonriendo al ver cómo ella se sonrojaba una y otra vez (…)

-¿Te sentiste atraída inmediatamente por tu novio? –le preguntó Ross al tiempo que hacía chasquear los dedos para liberarla de su trance-. ¿O tardó en surgir el deseo?

-Bueno, la verdad es que hemos cortado –dijo ella-. Pero sí, tardó en surgir. Al principio sólo éramos amigos.

-No te parece que es mejor sentir el deseo desde el primer momento? –Volvió a levantar la mano y la mirada de la camarera volvió a enturbiarse. Después Ross se señaló a sí mismo en lo que supuse sería otro truco de PNL encaminado a hacerle pensar que él era el hombre que le hacía sentir ese deseo (…) Pero, antes de que te vayas, quiero proponerte otra cosa. ¿Por qué no cogemos todas esas buenas sensaciones que tienes ahora y las metemos en este sobrecito de azúcar? –Cogió un sobre de azúcar y lo frotó contra su mano levantada-. Así te acompañará todo el día.

Le ofreció el sobre de azúcar. Ella se lo guardó en el mandil y se alejó, roja como una remolacha.

-Lo que acabas de ver es un ejemplo de anclaje condimentado –me explicó Gimble-. Incluso cuando Ross se haya ido, el sobre de azúcar permitirá que la camarera reviva las emociones que ha experimentado con él.


Es para mí uno de los párrafos más sugerentes y con más cantidad de información que he leído en ese libro. Habla de tantas cosas que demandarán varios post para desmenuzar lo que ocurrió en esta sencilla escena.

Lo primero es que el tema de ese extracto es el anclaje (anchoring, en inglés), un proceso tan simple y tan poderoso que lo usamos sin saber, y algunos no lo usan porque simplemente no saben su utilidad y su efectividad. Empecemos pues a definir por los lados el anclaje, para irnos acercando poco a poco a su núcleo y luego a su aplicación.

Cuando evocamos una experiencia concreta, resucitamos todas las informaciones sensoriales captadas y almacenadas en su momento. Por ejemplo, cuando recuerdas las vacaciones en el mar, empiezas a evocar el olor de la playa, el calor del sol, la frescura de la playa, el sol radiante que no podías mirar directamente, quizá también tengas sensaciones de placer al nadar, puedes escuchar voces y diálogos de las personas con las que ibas en aquella ocasión. Por ejemplo, cuando estabas con alguna persona especial quizá sonó en el radio o en la discoteca una canción muy especial, y hoy día, tiempo más tarde, al escuchar esa canción empiezas a recordar a esa mujer, y quizá era una buena sensación, quizás sientes eso ahora mismo, mientras me lees…

Lo que significa eso es que cualquier información sensorial concreta es capaz de servir como ancla para recordar una vivencia (por ejemplo, una canción, una película, un atardecer, una voz.) También es posible establecer un estímulo externo y vincularlo intencionalmente con la experiencia, con el propósito de revivirla en el momento que uno quiera. Éste es propiamente el anclaje en su definición más teórica, es lo mismo que en Psicología se llama condicionamiento de los reflejos por medio de un estímulo, sistema estudiado por el investigador ruso Pavlov.

A través de este procedimiento se pueden movilizar experiencias válidas para utilizarlas con éxito en situaciones dadas, experiencias como el enamoramiento, la creatividad, la seguridad, incluso se pueden movilizar o despertar experiencias negativas para asociarlas a alguien o a algo, por ejemplo, a la competencia o a los rivales.

Un ancla puede ser visual (un gesto, mímica, una foto), auditivas (tono de voz, velocidad del habla, volumen) y cinestésicas (estímulos táctiles), pero también existen anclas olfativas y gustativas.

En el texto citado de El Método, Ross utiliza los tres tipos de ancla, así:

1. Visuales: Movimiento de la palma de la mano a la altura del estómago.

2. Auditivas: Cambio en la velocidad de la voz, cuando por ejemplo dice: “O, dicho de otra manera, ¿qué señales recibes de la misma, desde tu interior, diciéndote que… -y en ese momento, bajó la voz, pronunciando cada palabra con extrema lentitud –ese… chico… realmente… te… atrae…mucho?.” También utiliza el chasqueo de los dedos.

3. Cinestésicas: Entregar el sobre de azúcar, eso hará que ella siempre que entre en contacto con el sobre (lo vea o lo toque) sentirá sensaciones.

Incluso el tema del sobre de azúcar es un símbolo y una estrategia que más adelante revisaré.

El procedimiento cinestésico es el más utilizado y es el más sencillo: consiste en conectar una vivencia concreta de la persona –situación difícil o placentera- con un estímulo táctil. Las anclas cinestésicas pueden establecerse en diversas partes del cuerpo, por ejemplo, en las rodillas, en las manos, en los hombros, en el brazo, en los dedos, etc. Es importante que la persona que aplica el ancla adapte siempre la presión del contacto a la intensidad de la reacción manifestada por su interlocutor, aumentándola o disminuyéndola en función de la cambiante reacción de la persona que se está anclando.

Por ejemplo, si deseas anclar o asociar una experiencia placentera, como por ejemplo, unas vacaciones, con tu persona, lo que necesitas es ser muy hábil en identificar cuándo la persona está en su nivel máximo de reacción, es decir, cuando esté más feliz, con más placer, con más enamoramiento, con más seguridad, con más creatividad. Eso lo verás, en el tono de su piel, en su semblante, en su sonrisa, en su mirada.

En el texto hay varias partes que nos permiten ver que Ross anclaba en el punto más alto de la reacción. Por ejemplo, cuando la mesera se sonrojaba, cuando relataba las cosquillas en el estómago, cuando ella reía. Y logró asocial el placer de recordar el enamoramiento a los movimientos de su mano, lo cual producía una reacción fisiológica clara en la mesera: sonrojarse.

En nuestro contexto no resulta muy fácil anclar tocando a una persona, y en el fragmento también vemos que Ross no la toca, la razón es que uno no se deja tocar de los desconocidos, así que la mejor manera de hacerlo es con movimientos propios (como los hechos por Ross al mover su propia mano de arriba abajo a la altura del estómago), es un estímulo visual, por ello también utiliza anclas auditivas modulando su voz.

Y yo me pregunto, ¿cuántos de ustedes están tan anclados al sonido de su celular que de sólo escuchar saltan de su puesto y se lanzan sobre él? Este es un ejemplo cotidiano de ancla auditiva.

¿O acaso has visto que los carros BMW tengan esas letras? No, tienen un símbolo, así como Apple tiene una manzana, o KFC al Coronel, o McDonalds un perverso payaso. Pues bien la idea es que tú asocies un estímulo visual (un símbolo, un gesto) a una experiencia, como la comodidad y lujo de un BMW, o el gusto de un pollo en KFC o una hamburguesa McDonalds.

La técnica del anclaje suele introducirse en conexión con un tema conocido como “momento cumbre”, es decir alguna situación vital de individuo que haya sido especialmente intensa emocionalmente, como estar feliz, sentir placer absoluto, estar locamente enamorado. Lo que hace Ross es despertar este momento cumbre con una pregunta:

“-Déjame que te pregunte algo. ¿Cómo sabes cuando alguien te gusta de verdad?”

Una pregunta simple, pero que lleva a que la persona tenga que revisar internamente que sensaciones tiene cuando alguien le gusta. Entonces empieza a recordar sensaciones físicas (en su estómago concretamente) y en ese preciso momento Ross aprovecha para crear su ancla visual (el movimiento de su mano).

Con ese movimiento ya se conectó con su mente. Además debes recordar que también empezó a modular su voz de tal manera que la hizo entrar en un pequeñísimo trance. De esta manera Ross se aseguró de que ella estuviera totalmente atenta a sus palabras y que no se distrajera, así como que también pudiera acceder a una experiencia y respuesta profunda y no simplemente decirle “no tengo tiempo para responder preguntas estúpidas.”

Demasiado interesante, ¿no es verdad?

Una vez se conectó con su experiencia emocional o momento cumbre (el recuerdo de los síntomas de la atracción) empezó a hacer sugestiones, como decir:

“-Entiendo –dijo-. Y supongo que cuanto más te atraiga, más te subirán las cosquillas. –Lentamente fue subiendo la mano, hasta llegar a la altura del corazón -.Te subirán hasta hacerte sonrojar; como ahora mismo.”

Y empezó a asegurar el ancla, moviendo la mano una y otra vez, hasta asegurar el control de la asociación emoción (atracción) con Ross.

Además, al final Ross asocia el sentimiento con su rostro, al señalarse a sí mismo cuando realiza la rutina de preguntarle por la imagen de la persona con quien se sentía atraída. Además observa con cuidado la siguiente cita del mismo extracto:

“-No te parece que es mejor sentir el deseo desde el primer momento? –Volvió a levantar la mano y la mirada de la camarera volvió a enturbiarse.”

Efectivamente, es la misma secuencia: Sugestión y ancla. Él le dice que es mejor sentir ese deseo desde el primer momento, con lo cual libera a su mente inconsciente del obstáculo que le dice “sentir deseo en el primer momento te hace una mujer fácil”, y luego ancla esa sensación de deseo (recuerda que eran las cosquillas en el estómago) con el ancla.

Digamos que esquemáticamente sería algo así como:

1. Suscitar una experiencia emocionalmente intensa a través de una pregunta.

2. Esperar al momento cumbre, cuando la persona fisiológicamente te indica que ha llegado a revivir la experiencia. Si le pides una experiencia de placer ella cambia su semblante, puede reír, cambia su mirada, si le pides una experiencia dolorosa ella bajará su mirada, sus labios irán hacia abajo, etc. Anclar experiencias no placenteras es útil cuando por ejemplo quieres quitar un hábito como fumar o la compulsión de comer en exceso.

3. Anclar como desees.

4. Verificar el ancla, suscitando y repasando en la charla una y otra vez la experiencia. Fíjate como Ross es un excelente conversador y hace muchas preguntas/afirmaciones y sugestiones sobre el mismo tema.

5. Hacer sugestiones que fortalezcan el vínculo entre la emoción y el ancla que has decidido utilizar.

Digieran este post, está denso, y si tienen preguntas ya ampliaré este tema y revisaremos todas las posibilidades que nos da el ancla, y les enseñaré a anclar estados positivos en ustedes mismos, estados de poder y confianza.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!
Responder

Responder al mensaje



Links Patrocinados        
Empleos en Guadalajara Buenos Trabajos Prestamos Recursos Humanos Busco trabajo
Oportunidades de trabajo Contrato de Trabajo Dinero facil Trabajos Clasificados Oportunidad de negocios
Agencia de empleo Entrevista de trabajo Envios de dinero Agencia de trabajo Busqueda de empleo
Ofertas de empleo Plan de Trabajo Como hacer dinero Trabajos domesticos Trabajos por Internet
Empleos en Argentina Busco Empleo Invertir dinero Invertir en la bolsa Negocios internacionales
Empleos en Mexico Trabajar desde casa Ganar dinero Bolsa de trabajo Empleos disponibles