Portada

Mi Guadalajara

GUADALAJARA CIUDAD HERMOSA

Ing. Francisco Gavidia Pavón


Un 28 de Diciembre del año de 1969, después de tres años de trabajo termine mi contrato  en el Ingenio de Tamazula, y viajábamos en un pequeño automóvil mi esposa Maria Elena y mis siete hijos el mas grande de doce años y la mas chiquita de dos, nosotros ella y yo contábamos con 33 años, regresábamos a nuestra patria chica, el puerto de Veracruz, antes de tomar carretera decidimos visitar la ciudad de Guadalajara, ya estando aquí se nos ocurrió esperar el año nuevo, por lo que de inmediato nos instalamos en un hotel y nos dimos a la tarea de conocer la Perla Tapatía, estuvimos en el mercado de San Juan de Dios, fuimos a Tlaquepaque, Zapopan y durante los dos días nos divertimos familiarmente de marvilla, por azares del destino visitamos el País de Maguzín al sur de la ciudad y de paso nos dimos una vuelta por la colonia de las Águilas, entonces se encontraba bastante aislada del centro de Guadalajara  nos gusto una hermosa casita de un pequeño grupo de seis, que se encontraban completamente lejos del grupo de las que ya existían, con entusiasmo, nos pusimos de acuerdo y decidimos invertir el pequeño patrimonio familiar en el enganche  para la compra de la casa, no falto la mano amiga que me dio trabajo y así una cadena de empleos durante los siguientes años, en que se formo mi familla en un ambiente sano y muy fértil de esta hermosa ciudad.


El Guadalajara de aquellos entonces, tenia un sabor a pueblo, avenidas con muchas flores en los camellones particularmente rosas, la Avenida López Mateos  la Avenida Vallarta, las grandes Glorietas la Calzada Independencia lo típico mercado San Juan de Dios, el mercado de Abastos, la plaza de toro, los domingos cuando había Corridas, nos gustaba ir al centro a tomar nieve con tejuino, al cine Juárez, al Alameda, al México,  a visitar el parque del Agua Azul, en fin una verdadera fiesta de dias domingos.
Así iniciamos nuestra vida de Jaliscienses, no dejamos  de  ser Jarochos pero somos CHARROS  o cuando menos nos sentimos de Jalisco, amamos la tierra que nos ha dado de comer durante los últimos 38 años.


Afortunadamente, la vida ha transcurrido tranquila y armoniosamente, nuestra colonia es tranquila, segura y tiene todos los servicios que se requieren para vivir en paz, hemos visto el progreso de Guadalajara la hemos visto crecer en la inmensa urbe en que se ha convertido, los avances de urbanización la construcción del periférico, primero dos y después de cuatro carriles. La construcción de la Plaza Tapatía, los pasos a desnivel, en fin hemos sido testigos de grandes cambios de nuestra ciudad, hermosa y grandes Colonias, La Calma, Providencia, Paseos del sol, y otras muchas mas a nuestro alrededor, también los barrios del Guadalajara viejo las grandes calles del sector libertad y reforma no nada menos típicos y agradables lugares, el sector Hidalgo  donde habitan los verdadero pobladores de Guadalajara, las casonas, de familias renombradas de aquellos años, como la  casa los perros el ex convento del Carmen,
En fin hemos sido testigos, de grandes acontecimientos en la hermosa ciudad de Guadalajara,  la feria de las Fiestas de Octubre, anteriormente en el agua azul después en el auditorio, el desfile de los charros Bigototes,  el día del Charro Ahora le día  del Mariachi  en fin Guadalajara es una hermosa ciudad de grandes y felices tiempos.


Nuestros hijos ya crecieron se casaron y nosotros festejamos el 30 de abril  pasado cincuenta años de matrimonio de los cuales mas de la mitad los hemos pasado en esta hermosa ciudad Tapatía, a la que queremos mucho y nos sentimos hijos predilectos de  Guadalajara.


Regresar a Guadalajara