Portada

Mi Guadalajara

CIUDAD AMABLE

Clara C. Luna Rodríguez
Sonorense amante de Guadalajara


En tan solo 12 letras, no se puede describir el calor, amor, atenciones y don de gentes que están en esta maravillosa ciudad. Al llegar de fuera, de cualquier rincón de México, Guadalajara recibe al visitante con los brazos abiertos y con una amabilidad que no se ve ni se siente en otros lugares de la República; la calidez de su gente es maravillosa especialmente cuando uno va en coche y al preguntar por una calle, el ciudadano de la Perla Tapatía voltea, sonríe y con un gesto amable contesta con esa voz varonil exclusiva del pueblo de Jalisco : “ sígame, yo voy para allá “.


En el libro del pasado, aun puedo leer y recuerdo la primera vez que mis ojos se llenaron del colorido del bosque de la Primavera y de las miles y miles de rosas que hay en todos los jardines de la ciudad en toda la época del año, jamás en mi vida había visto una cantidad tan enorme de flores y de aromas.


Llegar a Guadalajara y dormir aspirando el perfume de una huele de noche, era algo totalmente nuevo para mi que hoy, en la distancia, anhelo y deseo tener conmigo para recordar las bellas noches que pase en compañía de mi amado: un varonil hombre de Jalisco que me conquistó con su ronca voz de hombre fuerte.


Tiempo después viví la experiencia de entrar a la ciudad por Aguascalientes y aquellas enormes macetas con las bugambilias dándole la bienvenida al visitante, reflejan el ánimo del pueblo tapatío: alegre y amistoso, amable y cariñoso.


Hoy, la vida me llevó a vivir al Pacifico Mexicano y “ detrás de esa loma, está Guadalajara” se ha convertido en una frase de rigor cuando viajo con mi familia a esta maravillosa ciudad que tanto amo…….


 ¿ Por qué me fui de ti mi amada Guadalajara, tierra de gente amable y sincera, que me dio dos bellas hijas de grandes ojos tapatíos; por qué te deje cuando más te amaba?


Tristemente el narcotráfico se apoderó de ti y yo no pude ver como sangrabas y eras lastimada por eso huí de ti y solo voy a verte como la amada tierra en la que viví la mayor parte de mi feliz vida y que me sigues recibiendo con los brazos abiertos y haciendo gala de tu lema: Guadalajara Ciudad Amable.


Regresar a Guadalajara